Son generalmente los defectos, los vicios, las tonterías, las vulgaridades y las palabras que nunca dijeron lo que realza la celebridad de los grandes hombres.

Ernesto Sabato