¿Para qué escribe uno si no es para juntar sus pedazos?

Eduardo Galeano - El libro de los abrazos.