Escribir no es una profesión sino una vocación de infelicidad.

Georges Simenon