Es feliz el que soñando muere. Desgraciado el que muere sin soñar.

Rosalía de Castro